El amor en los tiempos del cólera – Gabriel García Márquez

 

Su obsesión era el peligroso estado sanitario de la ciudad. Apeló a las instancias más altas para que cegaran los albañales españoles, que eran un inmenso vivero de ratas, y se construyeran en su lugar alcantarillas cerradas cuyos desechos no desembocaran en la ensenada del mercado, como ocurría desde siempre, sino en algún vertedero distante. Las casas coloniales bien dotadas tenían letrinas con pozas sépticas, pero las dos terceras partes de la población hacinada en barracas a la orilla de las ciénagas hacía sus necesidades al aire libre. Las heces se secaban al sol, se convertían en polvo, y eran respiradas por todos con regocijos de pascua en las frescas y venturosas brisas de diciembre. El doctor juvenal Urbino trató de imponer en el Cabildo un curso obligatorio de capacitación para que los pobres aprendieran a construir sus propias letrinas. Luchó en vano para que las basuras no se botaran en los manglares, convertidos desde hacía siglos en estanques de putrefacción, y para que se recogieran por lo menos
dos veces por semana y se incineraran en despoblado.

 

 

 

 

“Arquiliteratura”: las ciudades imaginarias

Leedor | “Arquiliteratura”: las ciudades imaginarias por  Adriana Santa Cruz …Si como proponía Jorge Luis Borges el microcosmos cifra el macrocosmos, estas ciudades ficcionales representan en pequeña escala los conflictos, las miserias, la alienación que encontramos fuera de los libros. Sin embargo, … Sigue leyendo

19 museos literarios que todo amante de los libros debería conocer

La ciudad | 19 Museos Literarios Que Todo Amante De Los Libros Debería Conocer No hay mejor manera de pasarla bien para un amante de la literatura que poder hacer un recorrido por los museos literarios más significantes del mundo. Sumergirse a … Sigue leyendo