La mujer habitada

Sí, se dijo, escogiendo cuidadosamente la ropa, sacudiendo la cabeza para acomodar los rizos — el secreto era no peinarse— ella estaba a tono con la época. Hacía más de un mes se había trasladado a la casa de la … Sigue leyendo