El amor en los tiempos del cólera – Gabriel García Márquez

 

Su obsesión era el peligroso estado sanitario de la ciudad. Apeló a las instancias más altas para que cegaran los albañales españoles, que eran un inmenso vivero de ratas, y se construyeran en su lugar alcantarillas cerradas cuyos desechos no desembocaran en la ensenada del mercado, como ocurría desde siempre, sino en algún vertedero distante. Las casas coloniales bien dotadas tenían letrinas con pozas sépticas, pero las dos terceras partes de la población hacinada en barracas a la orilla de las ciénagas hacía sus necesidades al aire libre. Las heces se secaban al sol, se convertían en polvo, y eran respiradas por todos con regocijos de pascua en las frescas y venturosas brisas de diciembre. El doctor juvenal Urbino trató de imponer en el Cabildo un curso obligatorio de capacitación para que los pobres aprendieran a construir sus propias letrinas. Luchó en vano para que las basuras no se botaran en los manglares, convertidos desde hacía siglos en estanques de putrefacción, y para que se recogieran por lo menos
dos veces por semana y se incineraran en despoblado.

 

 

 

 

No leas libros tumbado en la cama, Akira Kurosawa – Calle del Orco

…”desde que era joven he llevado un cuaderno de apuntes a mano, siempre que leía un libro”…  …Tengo montones y montones de estos cuadernos de apuntes, y cuando voy a escribir un guión los leo. Algunas veces me proporcionan un avance. Incluso para las líneas sueltas del diálogo… …Lo que quiero decir es: no leas libros tumbado en la cama…”

Para seguir leyendo clic aquí: No leas libros tumbado en la cama, Akira Kurosawa – Calle del Orco

¿Quién fue Kitty O’Meara y por qué su poema se ha viralizado durante la cuarentena?

El poema ‘Y la gente se quedó en casa’ (poema de 1869, republicado durante la gripe española de 1919) es ya una especie de himno en verso que alienta al optimismo

Y la gente se quedaba en casa
Y leyeron libros
Y escucharon
Y descansaron
E hicieron ejercicios
E hicieron arte y jugaron
Y aprendieron nuevas formas de ser
Y se detuvieron y escucharon mas profundo
Alguien meditó, alguien rezó
Alguien se encontró con su sombra
Y la gente comenzó a pensar diferente
Y la gente sanó.
Y en ausencia de personas que
vivieron de manera ignorante,
Peligroso, sin sentido y sin corazón,
La tierra también comenzó a sanar.
Y cuando el peligro terminó y
Las personas se encontraron,
Se afligieron por los muertos
E hicieron nuevas elecciones
Y soñaban con nuevas visiones
Y crearon nuevas formas de vivir
Y sanó completamente la tierra
Justo cuando fueron sanados.

 

Para seguir leyendo clic aquí: ¿Quién es Kitty O’Meara y por qué su poema se ha viralizado durante la cuarentena?

Ahora puedes visitar la biblioteca de Jane Austen desde tu casa

Este proyecto ha recreado digitalmente la sala de lectura de la novelista británica

“¿Qué novelas inspiraron a la autora de hitos de la literatura inglesa y mundial como Orgullo y Prejuicio ? ¿Qué leía en sus ratos libres la artífice de Sentido y Sensibilidad ? He aquí la respuesta:

Reading with Austen , así ha sido bautizada esta oda a la literatura, la librería virtual de la escritora británica Jane Austen, inspirada en la de la residencia de Godmersham Park Inglaterra ) -a unos 13 kilómetros al suroeste de Canterbury -, propiedad de su hermano, Edward Austen Knight, y en la que la autora pasaba temporadas.” para continuar leyendo: Ahora puedes visitar la biblioteca de Jane Austen desde tu casa