Dos formas de habitar el mundo

Como parte de CRUCES Encuentros de Arquitectura y Ciudad, que se realizará el 21 de junio, con la presencia de Andrea Lanziani y Nicolás Campodónico, Ismael Eyras suma una reflexión acerca de las conexiones y cruces entre la literatura y la arquitectura.

Por Ismael Eyras

Desde nuestros tiempos de estudiantes algunos libros de historia y crítica que fueron considerados textos básicos de cátedra, nos han introducido en la comprensión de la arquitectura como lenguaje. Nos resultan archiconocidos  El lenguaje clásico de la arquitectura de John Summerson, la saga de Bruno Zevi El lenguaje moderno de la arquitectura y por último aquel refrito de Charles Jencks, El lenguaje de la arquitectura posmoderna. La arquitectura surge como respuesta a la necesidad básica de cobijarse y a través de su poética, transforma el espacio en un lugar habitable para el ser humano.

También en aquellos años de estudiantes, y ya como docentes universitarios, leímos con voracidad los textos de nuestro Roberto Doberti, quien planteaba -basándose en escritos tempranos de Ferdinand de Saussure y otros lingüistas- el paralelismo entre lenguaje como código del hablar,  y la ciudad: el código del habitar. También a él…

Ver la entrada original 731 palabras más

Anuncios

Un pensamiento en “Dos formas de habitar el mundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s