Entre las formas literarias y las formas arquitectónico-urbanas

Sequence 01.Still001

por Ismael Eyras e Inés Moisset

El origen del blog

La versión latina inter nos lleva todavía más lejos. Desde las modernas interfaces e interdisciplinas a las más tradicionales interlocuciones hay un repertorio casi interminable.” DOBERTI, R., Entre (formas) 2015

Las circulares previas al congreso nos invitan a reflexionar sobre lo que está en los espacios intermedios. Estos espacios se producen en los bordes de las disciplinas, donde encontramos áreas ambiguas, solapadas, entretejidas. Tal es el caso de las interrelaciones entre literatura, arquitectura y urbanismo.

Así como los arquitectos y urbanistas tienen como objeto de estudio la forma arquitectónica y la forma urbana, también otras artes (pintura, música y literatura) hacen referencia o utilizan el espacio y la forma arquitectónica y urbana en sus obras. En el caso específico de la literatura, las ciudades y los diferentes espacios construidos (descripciones de espacios, existentes o imaginarios) muchas veces forman parte importante o protagónica de la obra literaria.

¿Cuáles son los vínculos y las tensiones entre lo literario y lo espacial? Para resolver este interrogante pensamos en desarrollar una búsqueda a través de un formato alternativo, de mayor alcance al de una clase teórica o un documento académico. Creamos un blog denominado Sembrar en el desierto desde donde intentamos realizar una reflexión abierta a un público más amplio, aquel que accede desde las redes sociales. Y también planteamos que la reflexión es abierta en el sentido de que no hay un momento de cierre o conclusión ya que se suman textos e imágenes a medida que estos siguen apareciendo (o surgiendo de la biblioteca).

El sitio nació como una cuestión lúdica, un juego en base a una idea inicial de Ismael Eyras como lo relata en el blog: “Desde hace mucho tiempo leo subrayando (sinceramente, yo destruyo los libros con rayitas, comentarios y dibujos, flechas, muchas veces con tinta…) y destacando un tema que siempre me ha interesado… la relación entre la literatura y la arquitectura, o entre la palabra escrita y el espacio del habitar. Una deformación profesional tal vez… “.

Sobre estas intenciones trabajamos en conjunto. Inés Moisset, a partir de su experiencia previa en otras publicaciones digitales y en papel, convirtió aquello que solo era una idea en un proyecto. La información que circula en internet tiene una velocidad y un vértigo que son el equivalente a la comida fast food. La red hoy está poblada de blogs abandonados. Utilizamos este formato ya casi en vías de extinción para inducir a la gente a bajar de ritmo del chat, del Facebook y el Twitter. Quien entra a un blog está interesado en detenerse, en profundizar, se acerca al libro, o al álbum. Alguien con un gusto -si se quiere sibarita- por la literatura.

Texto e imágenes

Hay que amar el espacio para describirlo tan minuciosamente como si hubiera moléculas del mundo” (BACHELARD, 1965)

Como primera idea se nos ocurrió acompañar cada texto seleccionado con unas pocas imágenes ilustrativas como suelen presentarse la mayoría de los blogs, pero entonces comenzó otro conflicto. Las imágenes a su vez pueden remitir a otros pasajes literarios, o no parecían suficientemente específicas. Por eso surgió la idea de que las imágenes se agregaran asociándose libremente (en términos de asociación libre psicoanalítica) con los textos. A veces se encuentran imágenes interesantes que pueden enriquecer el blog y a partir de estas se seleccionan textos que pueden adecuarse a su clima. Una imagen vale mil palabras y a su vez una sola palabra remite a mil imágenes. No se trata de ilustrar un texto ya que las imágenes no son descriptivas o subordinadas, sino que tienen el mismo peso.

Esta relación entre literatura e imágenes está vinculada a los proyectos conjuntos entre fotógrafos y escritores, de los cuales existen exquisitos ejemplos locales: Buenos Aires, mi ciudad  (MAKARIUS, 1963), Buenos Aires Buenos Aires  (D’AMICO, FACIO, & CORTAZAR, 1968), Letra e imagen de Buenos Aires  (SESSA & MUJICA LAINEZ, 1977). También, desde la época de estudiantes textos literarios han inspirado trabajos de exploración morfológica o proyectual, como las Ciudades Invisibles de Italo Calvino.

En Una habitación propia, -un texto hoy considerado reivindicatorio del género femenino, donde Virginia Woolf relata las dificultades que una mujer puede tener para escribir, entre ellas la de contar con un sitio propio y solitario en su casa- se ilustró con otros espacios donde los escritores escriben.

En Historia de una casa de Juan Forn, se establecen múltiples relaciones entre los constructivistas y suprematistas rusos, la revolución bolchevique y los pioneros del movimiento moderno, El edificio Narkonfim-antecedente poco conocido de la Unidad Habitacional de Marsella ilustra este relato que habla de la casa de Le Corbusier para el escultor Lipchitz, ambas obras en ruinas.

En Memorias de Adriano, de Marguerite Yourcenar, se asocian las reflexiones del emperador sobre la construcción de las ciudades y la ingeniería romanas con las detalladas ilustraciones de Uderzo y los comentarios irreverentes de Asterix y Obelix.

El cuento La Casa de Asterión de Jorge Luis Borges que revisita el mito griego de Teseo y el laberinto del Minotauro, se vincula a las imágenes que H. R. Giger plantea como escenografías posibles para la película Alien.

Fuimos descubriendo los múltiples modos de asociar estos textos e imágenes y planteando el proyecto como algo lúdico, como un juego casi privado, en el cual estas asociaciones, lógicamente nunca son explicitadas o comentadas, para fomentar la participación o interpretación de cada lector.

Los socios del desierto

¿Pero los arquitectos se interesan en literatura? ¡Qué extraño!
Borges en el libro de Cristina Grau, Borges y la arquitectura
 (1989)

La recopilación y publicación de estos trabajos es una tarea titánica, una colección predestinada a quedar necesariamente incompleta. Un trabajo arduo, aún para un enorme equipo de gente leyendo, seleccionando tanta cosa digna, interesante. Además parece un esfuerzo inútil intentar que los arquitectos lean. Y más en la era de internet donde la imagen es preponderante y está subordinada al texto

Aun así, decidimos largarnos a esta locura de todas maneras… con una actitud terca, si se quiere de “cabezas duras”, obrando a pesar de, en contra de, a contramano de… Un trabajo infructuoso, realizado sin sentido ni lógica. La frase de Simón Bolívar, que decepcionado ante la división de la Gran Colombia dijo: “He arado en el mar, he sembrado en el desierto”. Nos resultó apropiada y de esta surge el nombre del blog.

Iniciamos nuestra producción con una sensación de destino incierto como cuando se arroja una botella al mar, un mensaje que no tiene un destinatario. Poco a poco el blog comenzó a cobrar un tráfico que no esperábamos para contenidos de este tipo. Aparecieron entonces los primeros seguidores y también algunos colaboradores, que aportaron sugerencias sobre textos e imágenes.

De pronto un post sobre el Guggenheim escrito por Jorge Luis Borges recibió 1000 visitas en un solo día… Hoy el blog crece, se expande y se “viraliza” a través de la red social Facebook. Comenzamos a participar en grupos de interés y foros especializados. Nos dimos cuenta de que en esta tarea titánica y ridícula de sembrar sobre el desierto y arar sobre el mar no estamos solos.

Hoy contamos más de 50000 visitas y 800 seguidores. Hemos recorrido 100 entradas. El blog se amplió con secciones nuevas como la Biblioteca (desde donde se pueden descargar completos los libros que citamos) y las Semillas (donde encontramos vínculos con muestras, recensiones y otros sitios relacionados a nuestros temas). Aprendemos a disfrutar de la belleza de estas miradas alternativas y nuestras asociaciones libres. Aunque a veces resulten maridajes muy extraños, nos dan placer.

La reflexión teórica

Parece necesario(…) mirar nuestros habituales objetos de estudio a través de instrumentos ajenos explicados con sistemas diferentes (…) Si esa mirada y esos instrumentos se alejan de lo científico y analítico (…) tanto más probable será que podamos, al menos por el momento, dejar de lado nuestro propio aparato de intelección y tener una visión diferente que enriquezca la habitual o la modifique y que nos prevenga del peligro de la alienación causada por el encierro en nuestro propio círculo. ” Marina Waisman (1985)

Aunque no constituye el punto de partida para el blog, la discusión teórica sobre los vínculos entre arquitectura, ciudad y literatura, no es nueva. Nuestros maestros han desarrollado profundas reflexiones sobre ellos, de las cuales planteamos aquí un breve repaso. Marina Waisman, en un Summarios dedicado a la literatura, señala que una lectura “otra” de la ciudad, la lectura del literato y del poeta, puede iluminar con nuevas claridades nuestra propia lectura. Roberto Doberti, en su libro Espacialidades (2008) destaca la relación entre el hablar y el habitar: “la Escritura y la Ciudad (…) instauraciones que parecen llamarse una a la otra, o tal vez necesitarse, funcionando otra vez como concatenaciones, que se anudan y se activan mutuamente”. También se refiere a los vínculos entre proyecto y novela como prácticas y productos decisivos de la Modernidad.

La relación entre escritura y habitar también había sido observada por Jacques Derrida (MEYER, 1988): “La oposición entre tiempo y espacio, entre el tiempo del discurso y el espacio de un templo o el de una casa carece de sentido. Se vive en la escritura… Escribir es un modo de habitar.”

El concepto de imaginarios o representaciones del territorio, la urbe, la arquitectura, el paisaje, es también desarrollado por Mario Sabugo (2013), que hace especialmente énfasis en la poesía del tango. Existen libros donde se intenta la comprensión de la ciudad utilizando a la literatura como herramienta, como Walter Benjamin (2005) que mira a París a través de Baudelaire. Y también hay libros emblemáticos que estudian con profundidad la relación entre la obra de un escritor y el espacio, la arquitectura y la ciudad. Tal es el caso de Borges y la arquitectura de Cristina Grau (1989).

Sin ánimo de realizar una clasificación, entre los fragmentos incluidos en el blog encontramos algunos directamente descriptivos de espacios urbanos existentes, el puerto Estambul, los barrios de Buenos Aires, el bosque de Bomarzo o los jardines de la Alhambra. Otros se refieren a lugares y ámbitos imaginarios, como las ciudades Invisibles de Calvino, la Tierra Media del Señor de los Anillos o la sala prohibida en la biblioteca del Nombre de la Rosa. Algunos otros aportan miradas sobre el arquitecto y su hacer como Catedral de Carver, la ironía de las crónicas de Bustos Domecq o la frase extraída del Capital de Marx. Algunos autores vinculan la ciudad a estados de ánimo personales, como Leopoldo MarechalOctavio Paz y Albert Camus. Para otros autores como Georges Perec o Vinicius de Moraes, el espacio les brinda la oportunidad para jugar, investigar o llevar al límite el lenguaje.

Cada nueva entrada propuesta implica revisar y expandir nuestro pensamiento sobre las múltiples relaciones entre el espacio narrado y el espacio vivido, construido; entre la palabra escrita y la imagen. Porque las relaciones entre espacio relatado y espacio construido son múltiples, complejas, transversales. Sesgadas, conflictivas y hasta promiscuas.

Referencias

BACHELARD, G. (1965). La poética del espacio. México: Fondo de Cultura Económica.
BENJAMIN, W. (2005). 
Libro de los pasajes. Madrid: Akal.
D’AMICO, A., FACIO, S., & CORTAZAR, J. (1968). 
Buenos Aires Buenos Aires. Buenos Aires: Sudamericana.
DOBERTI, R. (2008). 
Espacialidades. Buenos Aires: Infinito.
GRAU, C. (1989). 
Borges y la arquitectura. Madrid: Cátedra.
MAKARIUS, S. (1963). 
Buenos Aires, mi ciudad. Buenos Aires: Eudeba.
MEYER, E. (1988). Escribir es un modo de habitar, Entrevista a Jacques Derrida. 
Arquitectura Viva(1).
SABUGO, M. (2013). 
Del barrio al centro: imaginarios del habitar en las letras del tango. Buenos Aires: Café de las ciudades.
SESSA, A., & MUJICA LAINEZ, M. (1977). 
Letra e imagen de Buenos Aires. Buenos Aires: Librería La ciudad.
WAISMAN, M. (junio de 1985). La ciudad que nos contaron. 
Summarios(90).

presentado en Entre Formas: Teoría, Investigación, Concreciones y Experiencias. Congreso de SEMA, Buenos Aires, 2015.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s