Bioy, Silvina y el museo que no fue

semillas

La Nación | Bioy, Silvina y el museo que no fue

por Joaquín Sánchez Mariño

Hay algunas cosas maravillosas que pasamos la vida persiguiendo. El rostro de una mujer; la libertad para quien está preso; un cambio de luz después de la lluvia, que infunde intensidad en los colores de la tarde; una música; un poema; y para algunos, por increíble que parezca, la esperanza de escribir una buena historia. Son algunas de las cosas maravillosas que Adolfo Bioy Casares enumera en un texto publicado en marzo de 1999…PARA LEER HACER CLIC

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s