Paisaje cambiante

operarios-completo

(…)

y cuando el trabajador se duerme el insomnio lo acuna
y cuando su despertador le despierta
ante su cama encuentra cada día
la sucia jeta del trabajo
que ríe socarrón que se mofa de él
entonces se levanta
entonces se lava
y después sale medio despierto medio dormido
camina por la calle media despierta media dormida
sube al autobús
con billete obrero
y el autobús el chofer el cobrador
y todos los trabajadores medio despiertos medio dormidos
cruzan el paisaje congelado entre la noche y el amanecer
el paisaje de ladrillos de ventanas con corrientes de aire de corredores
el paisaje eclipse
el paisaje prisión
el paisaje sin aire sin luz sin risas ni estaciones
el paisaje helado de las barriadas obreras heladas en pleno verano
como en el corazón del invierno
el paisaje apagado
el paisaje sin nada
el paisaje explotado hambriento devorado escamoteado
el paisaje carbón
el paisaje polvo
el paisaje pringue
el paisaje escoria
el paisaje castrado borrado relegado y arrojado a la sombra
a la gran sombra
la sombra del capital
la sombra del lucro.

Paisaje cambiante, Jacques Prévert, Paroles, Gallimard, 1949

Anuncios

4 pensamientos en “Paisaje cambiante

  1. Cuando voy al trabajo
    pienso en ti,
    por las calles del barrio
    pienso en ti,
    cuando miro los rostros
    tras el vidrio empañado
    sin saber quienes son, donde van.
    Pienso en ti,
    mi vida, pienso en ti.
    En ti, compañera de mis días
    y del porvenir
    de las horas amargas
    y la dicha de poder vivir,
    laborando el comienzo de una historia
    sin saber el fin.

    Cuando el turno termina
    y la tarde va
    estirando su sombra
    por el tijeral
    y al volver de la obra
    discutiendo entre amigos
    razonando cuestiones
    de este tiempo y destino,
    pienso en ti
    mi vida, pienso en ti.
    En ti, compañera de mis días
    y del porvenir
    de las horas amargas
    y la dicha de poder vivir,
    laborando el comienzo de una historia
    sin saber el fin.

    Cuando llego a la casa
    estas ahí,
    y amarramos los sueños…
    Laborando el comienzo de una historia
    sin saber el fin.

    Victor Jara
    Cuando voy al trabajo

    Me gusta

  2. Pingback: Entre el espacio prefigurado y el espacio narrado |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s